lunes, 20 de abril de 2015

Los “vicios” del PRO

Resultado de imagen para michetti pro


Toda agrupación política que logra perdurar y obtener cierto espacio de poder incurre, tarde o temprano, en ciertos vicios comunes de la vieja “real politik” argentina. El PRO no es la excepción a esta regla, consolidado su espacio en la Capital Federal, habiendo logrado cierto nivel de adhesión en el resto del país, el partido de Mauricio Macri ya cae en las practicas de la mayoría de los viejos partidos políticos argentinos.
El partido de Mauricio Macri (digo bien, de Macri y no liderado por), ha comenzado a repetir las prácticas de otros partidos, empecemos a citar: la búsqueda de personajes mediáticos para liderar propuestas territoriales, en lugar de dirigentes políticos surgidos de una trayectoria militante, ya que un partido con mas de 8 años de existencia podría exhibir dirigentes con formación y compromiso; la conformación de propuestas electorales según el criterio de los líderes y no por acuerdos entre dirigentes y las bases militantes; la “pesca en el barril” de votantes por parte de militantes ubicados en sitios en donde la circulación de gente es mayoritariamente perteneciente a sectores sociales afines o mediante reuniones generadas por referentes sociales beneficiados por las acciones de algunos dirigentes; el personalismo del propio Macri y de algunos dirigentes, que se consideran como la única expresión del PRO. Veamos como se construyen y entrelazan estos vicios y las deficiencias políticas del partido.
El PRO surge como expresión política sin una ideología definida (no es de izquierda ni de derecha, no es liberal ni nacionalista, al menos en sus expresiones) proponiendo un cambio sobre las estructuras política existentes, y señalando que son diferentes y proponen una nueva dirigencia que exhibe cierta idoneidad profesional y no formar parte de la “vieja política”. Su principal propuesta es su mayor debilidad, ya que carecer de ideología, supone no tener una linea directriz que uniforme criterios en el accionar político de la dirigencia. De esa línea se aparta Gabriela Michetti, que construyó una “meta ideología” que soslaya las definiciones clásicas, pero exhibe una tendencia progresista (o de centro izquierda, según los cánones tradicionales). Esta conducta de Michetti, la restringe a un rol parlamentarista y no de gestión (según el criterio que supongo aplicó Macri), ya que las definiciones de la política a aplicar en un rol de gestión explicitaría una ideología que no se desea expresar. La conclusión es que se declara no poseer una ideología y no se desea poner ninguna ideología como guía de las políticas a llevar a cabo. La única expresión de una “meta política” es el pragmatismo (esta es una curiosa coincidencia con la conducta del ex presidente Menem). Explicitados estos argumentos, es natural la preferencia de Macri por Rodriguez Larreta como continuador de su gestión en la ciudad autónoma de Buenos Aires.
La explicitación de la preferencia de Macri por Larreta, no solo pone de manifiesto la característica de no mostrar ninguna ideología, también permite sumar adhesiones sin ningún condicionante, algo parecido a lo que dice el peronismo clásico “todos somos peronistas”. Además, intervenir en la sucesión de su gestión acerca el comportamiento de Macri, al comportamiento de otros líderes personalistas. Ese personalismo, es mas light, pero no alcanza para ocultar la contradicción entre los principios fundacionales del PRO y la conducta de su lider (una característica del personalismo político tradicional es el de imponer su voluntad a otros, sea por el medio que fuere, mas o menos democrático). La principal fortaleza de Macri es su capacidad de gestión, forjada en su preparación y la experiencia como gerenciador en las empresas del grupo familiar. Esa formación le permitió mostrar ciertos logros de gestión que lo diferencian de otros dirigentes políticos, pero lograr una gestión eficaz implica ejercer un liderazgo que inevitablemente lleva al personalismo, sobre todo cuando se prolongan mas de lo prudente en el ejercicio del poder. Esto se ha puesto de manifiesto en lo antes expresado.
Otro aspecto de los “vicios” que adquirió el PRO, es la utilización de candidatos mediáticos o surgidos de sectores sociales que no expresan el imaginario del dirigente PRO. Estas candidaturas que pueden sumar votos circunstanciales, llevan al descreimiento y desaliento de los dirigentes que se forman y militan en forma constante, provocando falta de colaboración y compromiso. Esta es ademas, una nueva contradicción entre lo propuesto y lo actuado, el mismo comportamiento del resto de la dirigencia política “tradicional”.
El último aspecto de los “vicios” adquiridos por el PRO se manifiesta en sus militantes, quienes no buscan insertarse en sectores sociales extraños, no debaten su propuesta con otras fuerzas políticas, no interaccionan con otros sectores sociales que se identifican con otros partidos políticos. En algún momento llamé a esto la “militancia política de comité”, gente que solo hacía militancia en los comités o en las unidades básicas, pero no aportan nada nuevo o propalan sus ideas.
En síntesis el PRO ha caído en la negación obstinada de una ideología rectora, en el personalismo, en formar militantes de cartón y en no renovar o promover una dirigencia militante y preparada para armar una propuesta electoral. Esto dicho desde el punto de vista de un observador no perteneciente al PRO, que opina con criterio de ingeniero, tomando los hechos como proposiciones que construyen una hipótesis observable. Puede negárseme el derecho a opinar sobre una fuerza política a la que no pertenezco, pero los hechos están a la vista y las hipótesis son verificables mediante la mera observación de las conductas descritas.






domingo, 12 de abril de 2015

¿Existe hoy el peronismo?

Resultado de imagen para peron


Mas que una pregunta creo que es una duda que tenemos quienes hemos militado dentro del movimiento. El propio Perón decía que el peronismo era un movimiento cuya expresión política era el justicialismo y cuya columna vertebral era el movimiento sindical, posteriormente sumo la rama femenina y las juventudes. Hoy en día el partido Justicialista es una superestructura de acuerdos electorales manejado por dirigentes mas interesados en consolidar y mantener su cuota de poder (territorial, sectorial o social), que un partido político que continúe las banderas de soberanía política, independencia económica y justicia social. El movimiento sindical esta hoy fracturado, mas por las propias apetencias de sus dirigentes que por conflictos en sus bases. Además los sindicatos se han convertido en feudos, donde la renovación de dirigentes se produce mas por fallecimiento que por elecciones, llegando a verse dirigencias “heredadas”. La rama femenina no ha tenido dentro del movimiento un peso significativo, a pesar de ser la que aporta mas de la mitad el caudal electoral. Las juventudes fueron históricamente las que aportaron las dosis cuestionamiento y militancia activa que motorizó muchos de los cambios significativos de la década del 70, pero hoy es mas una fuerza laboral de campaña o gestión, sin injerencia real en el movimiento o en las estructuras políticas en que se soporta el peronismo. También se debería aclarar de que hablamos cuando hablamos de peronismo. Para esto deberíamos recurrir a un breve recorrido histórico de su historia, que podríamos dividir en 4 períodos: La fundacional, la resistencia, el tercer mandato y el peronismo sin Perón.

La etapa fundacional en los años previos a los dos mandatos de Perón y durante ellos, se consolida una organización institucional (partido, sindicatos, rama femenina, juventudes, etc.) tutelada y dirigida por el propio Perón. En su surgimiento, el peronismo recoge la tradición laborista de Cipriano Reyes, las posturas políticas de la FORJA con Arturo Jauretche y un nacionalismo moderno expresado en las FFAA por el GOU de donde surge Perón. La llegada del peronismo al poder, sin una estructura de dirigentes políticos amplia, obliga a incorporar dirigentes de otras fuerzas políticas, sindicales e independientes; no todos con la formación necesaria. Esa necesidad de incorporar gente al partido de gobierno, crea un cierto oportunismo político y esos círculos llegan a condicionar al propio Perón (de esto es mas que conocido las advertencias que hace Eva Duarte). El hecho de ser un partido con amplia incorporación de gente sin muchos condicionamientos, marca una impronta en el movimiento (Perón decía que el adobe con que se construía un rancho se hacía con barro y bosta, para justificar algunas incorporaciones). En esta etapa se elabora una doctrina que interpreta los sentimientos de la mayoría proletaria de la población, esta doctrina es quizás en único “corpus político” que define al peronismo, y a pesar de establecerse en él, que debería aggiornarse al devenir de los tiempos, se convierte en un cerrojo ideológico cuando se plantean los cambios. Los logros alcanzados durante esta etapa instala la idea de que “el peronismo hace”, como contraposición a otras dirigencias políticas que proponían ideas sin construir nada. Esta es otra impronta del peronismo, y también una maldición, ya que en tiempos recientes con la idea de “roban, pero hacen” se justificó actos de corrupción aberrantes.

En la segunda etapa, luego del golpe de estado de 1956, el movimiento es perseguido, la resistencia lleva no solo a dirigentes, sino también a referentes, a la cárcel, y el peronismo incorpora códigos carcelarios en su ADN. Durante ese período solo el sindicalismo mantiene la estructura ideada por Perón, y desde allí surge la idea de un peronismo sin Perón. También el peronismo replica al mayo francés con el “Cordobazo”, e incorpora a grupos de tendencias marxistas y foquistas. Estos grupos filo marxistas también conciben un peronismo sin Perón y se proponen como herederos (el trasvasamiento generacional) del movimiento para llevarlo a construir el socialismo. La concepción del socialismo que estos grupos tenían difería del socialismo que pensaba Perón, pero estos grupos le eran funcionales para lograr un reordenamiento político del movimiento con vistas a su retorno.

El retorno de Perón y los hechos previos, marcan un breve pero trascendente ciclo del peronismo, Perón retorna, no como líder incuestionable, sino como el único factor de unión del movimiento, las tensiones que generaron una etapa de violencia política, hacen necesario su liderazgo a fin de impedir que se genere una espiral de violencia, que provoque serios enfrentamientos. El fracaso de la reformulación de un nuevo plan político (del cual el radicalismo es copartícipe, y el discurso de Balbín en los funerales de Perón lo muestra) culmina con la muerte de Perón, quien creía que tenía un tiempo de sobrevida que le permitiría reorganizar el movimiento y pacificar al país. La orfandad que provocó la ausencia del líder, sumergió al movimiento en una lucha interna donde el objetivo era el exterminio del rival. Tal violencia, fue usada para pretender justificar el terrorismo de estado y los mas aberrantes crímenes cometidos desde el estado en nuestro país.
Esta última etapa, quizás sea la que preceda a la desaparición del peronismo, ya que desde distintos sectores del peronismo se reclama el liderazgo que tuvo Perón, sin un real exito. En los oscuros días de la última dictadura, algunos militares soñaron con convertirse en herederos del peronismo, pero no fueron mas que las ridículas quimeras de algún asesino trasnochado. Vuelta la democracia, la vieja dirigencia fracasa en retomar el poder, y surge al renovación peronista, un intento interesante, pero que culmina erigiendo como líder a Saúl Menem, quién crea un liderazgo basado en su gran capacidad de negociación y el alineamiento sin condiciones con EEUU y su política económica. El fracaso del “giro liberal” propuesto por Menem, termina con la crisis del gobierno de De la Rua. La recuperación encabezada los Eduardo Duhalde (representante de los caudillos del conhurbano bonaerense) desemboca en el Gobierno de los Kirchner, que pretende retomar la llamada tendencia de los 70, pero mantiene la estructura económica de Menem y fracasa en su intento de retomar un liderazgo del movimiento, aunque luego de las elecciones legislativas del 2005 parecía que tenía todas las posibilidades de lograrlo.

¿Cual es el estado actual del peronismo? Un partido político, un movimiento o una referencia histórica sin una continuidad política institucional. La primera opción creo que está descartada de plano, pues la diáspora de partidos a que el peronismo ha dado origen es mucha, y la superestructura política de los viejos caudillos territoriales carece de una identidad real sepultada bajo un cúmulo de intereses personales. Como movimiento el peronismo no ha evolucionado , la ilusión que se ha pretendido crear bajo el rótulo de “movimiento nacional y popular” solo oculta la lumpenización de una militancia paga y adhesiones forzadas con subsidios discrecionales. En fin solo resta considerar al peronismo como una referencia histórica de identificación política, sin expresión real en estos días.


domingo, 5 de abril de 2015

Doña Cristina de la Mancha y los molinos de viento



En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vió, dijo a su escudero: la ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza.
Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino. Bien parece, respondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla. Y diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes aquellos que iba a acometer.”
Capítulo 8 de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes

De cualquier similitud entre este capítulo del Quijote, las acciones y el discurso de la presidenta y este escrito, hago responsable al manco de Lepanto.

Fragmentos del capítulo ocho de las aventuras de la ingeniosa hija de alguien*

Doña Cristina de la Mancha revisó sus finanzas y como las faltriqueras estaban cortas, díjole a su fiel escudero Sanchini Panza y a su condestable el joven saltinbamnqui: Los agricultores son culpables de la falta de abundancia en nuestras bolsas, mientras ellos disfrutan su pitanza nuestro pueblo sufre carencias, ellos son los culpables de la falta de escuelas, del pésimo estado de los hospitales, de las rutas destruidas, ellos y la peste son lo mismo. ¿Cuales agricultores? dijo Sanchini Panza.
Todos, mi fiel escudero, los que poseen grandes extensiones de tierra y los que con unas pocas tierras ocultan las rentas que por derecho nos pertenecen. Mire vuestra merced, respondió Sanchini, no todos ocultan sus rentas, algunos lo hacen porque tienen mucho y otros nada tienen, ni para ocultar les alcanza. Parece mi fiel escudero que no estas preparado para esta épica batalla, quédate cuidando nuestra estancia, que daré cuenta de las rentas que me ocultan.
Doña Cristina, atacó a los agricultores que al verse todos ellos, grandes y pequeños amenazados por igual, hicieron causa común para defenderse, logrando incluso el apoyo del maestre del gran congreso, quien decidió la victoria para los agricultores. Herida en su orgullo, doña Cristina, planeó abandonar su cruzada, no la merecían quienes festejaban el triunfo de los campesinos. Mucho trabajo le constó a Sanchino Panza convencerla de no volverse a sus tierras. Así siguió su marcha doña Cristina.
Cierto día vio a una maestra y dijo: Que buen trabajo tiene esta doncella, trabaja solo cuatro horas por día y tiene tres meses de vacaciones! Vuestra merced, dijo Sanchini, estas doncellas tienen que preparar sus clases, estudiar y corregir, luego de dar cuatro horas de clases; de los tres meses sin dictar clases, en dos de ellos tienen que tomar exámenes y ayudar a recuperar conocimientos de los mas atrasados. No importa Sanchini, no pueden pretender un salario como cualquier trabajador. No insistió el escudero, al fin y al cabo para que sirve educar a las gentes, si tuviesen gran discernimiento los verían tal cual eran y no como ellos proclamaban.
Observando una factoría, dijo doña Cristina otro día: Que bien que marchan las fábricas, producen todo lo que necesitamos, y así no es necesario traer mercancías del extranjero. Mi señora, le respondió Sanchino, estas factorías solo arman las partes que se traen de fuera del país, seguimos necesitando de las mercancías foráneas. Mi pobre Sanchini, dijo doña Cristina, nos autosustentamos y tu ni entiendes esta palabra. Sanchini, calló y siguió comprando en el extranjero y vendiendo en el país, total sus faltriqueras estaban cada día mas gordas.
También vio la ingeniosa hija de alguien que sesudos investigadores trabajaban día y noche produciendo “papeles”, patentes e ingenios deslumbrantes. Sanchini, estamos a la cabeza del mundo, tenemos un nivel de conocimiento científico que nadie ha igualado, y eso porque trajimos expatriados, mejoramos las rentas de estos investigadores. Su gracia, dijo Panza, los “papeles” producen rentas a editores extranjeros, las patentes son adquiridas por ricos mercaderes foráneos que usufructúan ese conocimiento, los dineros que les damos cubren sus necesidades, pero necesitamos nuevos equipos, que nuestros mercaderes trabajen juntos con nuestros investigadores para que los ingenios que producen sean usados aquí. Nada conoces de ciencias, mi fiel Sanchini, Dojo Foña Cristina, somo la luz del conocimiento del mundo. Nada dijo Panza, ya que era cierto que él nada entendía, y como nadie en el reino entendía, no le preocupó.
Al pasar por una fronda del puerto de los maderos, comentó Doña Cristina: Que bien comen las gentes de nuestro pueblo, ya no hay hambre ni necesidades, cuanto bien hemos hecho! Sanchini, en voz baja susurró: Mi Señora, no todos comen así, hay quienes no tienen ni lo mínimo, muchos solo pueden subsistir sin desfallecer y otros penan subsisten día tras día. Nada, nada Sanchini, esas son mentiras que difunden bandos mentirosos de pasquines que me malquieren, y están interesados en verme acabada, pero lo que ellos no saben, es que todos me quieren, Así sea, dijo Panza, dando cuenta de un jugoso pernil de cerdo.
Mira mi fiel Sanchini, el pueblo grita aclamándome, quieren que sea siempre su guía, que los lleve a la felicidad. Muchos de esos mi señora, son las gentes de los condestables del burgo, que vienen a aclamarla y participar de la pitanza de recompensa que los condestables les darán después. Pero tenga cuidado, mi Señora, que por otros lados hay quienes gritan en su contra, sin ver los grandes beneficios que su merced dispuso para todos, ellos quieren vivir sin peleas, no estar reducidos a su voluntad, reclaman una utopía llamada república, estos villanos leen los bandos de unos maleantes que pretenden decir lo que piensan sin censura, esos villanos aumentan su número, así que cuidaos mi señora. No ves bien, mi fiel Panza, son lacayos de reinos foráneos que aspiran a quedarse con nuestras riquezas, grandes reinos que quieren dominarnos, pero no lo lograrán, mientras yo reine.
Bien mi señora, dijo Sanchini, pero apurad el paso. que son muchos y nos pisan los talones. No te preocupes, Panza, ladran pero no muerden, así que trota, por las dudas.
En la tarde se pierden dos figuras de graciosa sombra, la señora y su escudero.

(*)El significado de Hidalgo es hijo de alguien, no hay segundas intenciones, solo una traslación de género.



domingo, 18 de enero de 2015

A confesión de parte …



El gobierno de la ciudad de Bahía Blanca ha distribuido un tríptico con consejos para la prevención del delito, iniciativa que mas que contribuir a mejorar las condiciones de seguridad constituyen una declaración de la propia ineptitud del estado para garantizar la seguridad de los ciudadanos.
Si bien como contribución al esclarecimiento de los problemas de seguridad el tríptico no aporta demasiado, si expresa claramente las falencias en materia de seguridad pública y la intensión de trasladar el problema a la gente (si alguien es víctima de un delito es por su culpa, nosotros le dijimos como evitarlo). El folleto contienen consejos que se dividen en cuatro temas: consejos para obtener mejor seguridad en el auto, en la calle, en la casa y en el trasporte público; analicemos cada uno de estos temas en base a los consejos que da.
Los consejos que se dan en el primer tema parten de cosas obvias como ser tener el coche en condiciones y con combustible suficiente (¿que tiene que ver eso con la seguridad?), luego reconoce que hay zonas donde el estado no puede garantizar la seguridad de quienes transitan por calles o rutas, ya que aconseja averiguar cuales son los caminos seguros, reconociendo implícitamente que existen parte de un territorio donde el esto no garantiza la seguridad de quienes viajan en un vehículo. Aconseja, después tener cuidado de quien se acerque al vehículo (esto me parece que es medio paranoico y no contribuye a llevar tranquilidad a la gente) y tener la llaves a mano para huir mas rápido en caso de detectar algún peligro (¿como sabe la persona que cosa o que personas pueden representar un riesgo?, insisto en que esto fomenta mas la paranoia, que la seguridad de las personas). El folleto aconseja evitar detenerse en la luz roja de un semáforo (de ahí a decir que pase en rojo si la zona no le gusta hay un paso). También aconseja no detenerse en cualquier lugar en caso de falla mecánica o pinchadura; como se hace esto no lo aclara, pero refuerza la idea de que uno puede ser victima de un delito en cualquier parte, ya que la garantía de seguridad no existe. Aconseja también, no tener objetos de valor a la vista y no dejarlos en el vehículo cuando desciende de este, algo mas que obvio, cuando yo era chico (en la década del 60) recuerdo que incluso la gente dejaba los vehículos con la llave puesta. El último consejo es no discutir no responder a provocaciones al circular, le falta solo decir: “hay cada loco por ahí”.
Los consejos que se dan para tener las seguridad al circular caminado por al calle mantienen la tendencia de fomentar la paranoia en las personas que se dirigen a sus quehaceres caminando. Recomienda no llevar objetos de valor expuestos al arrebato de delincuentes que circulan en moto, reconociendo que policías y agentes de tránsito no son capaces de detectarlos o de perseguirlos y detenerlos, a pesar del masivo nombramiento de agentes de tránsito y la incorporación de nuevos policías. Aconseja circular por calles transitadas e iluminadas, reconociendo que el ABL que pagamos no alcanza para iluminar calles y que si la gente no transita por una calle esta se vuelve insegura (aquí aplica nuevamente lo de falta de presencia policial para garantizar la seguridad). Advierte también sobre la presencia de estafadores en la vía pública sin que sean detectados por cámaras de seguridad, policías o personal de la guardia urbana. Otros consejos también contribuyen a que la gente se sienta “perseguida”, y camine pensado que alguien pueda robarle y asaltarlo.
Sobre la seguridad en la casa, el folleto reitera todas las obviedades existentes pero no señala dos elementos que debería aconsejar: el primero es instalar un pasador de puerta, de modo que cuando se abre la puerta esta queda trabaja y si intentan forzar la entrada no podrán (esto es recomendable para gente mayor) y el segundo es instalar una alarma con aviso a celular y botón de pánico , que avisa en el momento ante una intrusión en el domicilio. Además, la mayoría de las “triquiñuelas” sugeridas en el folleto son demasiado conocidas por los delincuentes. En el caso de asaltos en el momento de entrada y salida de la casa, este se da por falta de vigilancia policial y de condiciones ambientales como iluminación, obstáculos que facilitan a un delincuente esconderse y otros elementos no controlados por la municipalidad. Por último aconseja recurrir a vecinos y amigos ¿la policía que papel juega? ¿no vigila y protege?
Sobre la seguridad en el transporte público, reconoce que no hay vigilancia policial en las paradas, que el colectivo es un ámbito propicio para ser victima de un robo (mas que fomentar el uso del trasporte público, parecería desalentarlo), también reconoce que las paradas no brindan ciertos elementos mínimos que la municipalidad debería garantizar con es el alumbrado y las condiciones de de seguridad de una parada de trasporte público.
En resumen, el folleto pone en evidencia que cosas no se hacen para garantizar la seguridad de las personas, y lo que es mas grave, pretende que sean los ciudadanos quienes se hagan cargo de su seguridad, obligación que tiene el estado y que el folleto pone en evidencia que no cumple.





domingo, 11 de enero de 2015

Terrorismo, Religión, Política y Negocios



Uno duda en escribir un análisis crítico cuando hechos trágicos han sensibilizado a la gente, sería como hacer una crítica a la intervención norteamericana en medio oriente después del atentado a las torres gemelas. Pero si queremos ser honestos debemos expresar nuestra opinión aunque moleste o sea inoportuno, sino caeríamos en una deshonestidad intelectual cercana a la hipocresía. En mi caso terminaba de redactar una artículo sobre la violencia, cuando ocurrió el atentado terrorista en París contra un grupo de periodistas.
El primer hecho a señalar es que la vida es lo mas importante, ya sea por cuestiones religiosas, morales o éticas; y cualquier hecho que cercene una vida es condenable, ya sea producto de un acto terrorista, de una guerra o del abandono de una persona. Pero cada muerte violenta, como consecuencia de un acto irracional ocurre en un contexto, que nos permite explicar el porqué, nos guste o no. Como señalé en mi anterior artículo, existe la violencia producto de un conflicto, donde quienes se enfrentan adoptan posturas a favor o en contra. Los grupos terroristas actúan planteando un conflicto que pretenden resolver por la eliminación de su opositor. Aquí es donde el contexto del atentado de París adquiere una dimensión relevante, los grupos terroristas adoptan como razón del conflicto el fundamentalismo religioso, justificándose en parte por el accionar de los países occidentales en la región de medio oriente.
Es importante este punto porque marca la diferencia con otros grupos terroristas que existen o existieron. En primer lugar este terrorismo, no reclama territorio, no invoca ninguna reivindicación política, social o económica (aunque estas existen, no forman parte de su doctrina), solo invoca un motivo religioso interpretado de modo parcial e irracional. Lo que origina y define la fundamentación del conflicto, es el motivo religioso y pretende abarcar a todo el Islam como parte del conflicto, así como el terrorismo que se fundamenta en reivindicaciones territoriales pretende abarcar a todo el territorio (la ETA es un ejemplo de esto). La diferencia es que el conflicto religioso no reconoce fronteras, así un enfrentamiento en una cueva de Afganistán, un atentado en un bazar de Iraq, un secuestro en África o el asesinato de periodistas en París, son parte de la misma forma violenta de llevar a cabo el conflicto; y prefiero no usar la palabra “guerra”, ya que esta supone una serie de consideraciones sobre la forma de su desarrollo que no se aplican en estos casos.
En segundo lugar, existe en todo grupo terrorista, la necesidad de justificarse e incorporar a quienes se mantienen al margen del conflicto, y aquí nuevamente existe una diferencia con otras formas de terrorismo dado que la naturaleza de la reivindicación que se plantea en el conflicto limita la incorporación de los que no intervienen, como ocurre en la reivindicación territorial (nadie imaginaría a un filipino adhiriendo a la ETA). Cualquiera puede convertirse al Islam, y por lo tanto nadie quedaría excluido. Lo mismo ocurre con su justificación, el hambre de un niño perteneciente a un grupo islamita africano es un motivo, la muerte de un inocente árabe por el ataque de un dron, las condiciones sociales de inmigrantes árabes en Europa, las intervenciones armadas en países de Medio Oriente (mas que nada por motivos económicos), y el reguero de pequeñas acciones de exclusión, racismo y desprecio que sufren personas que están vinculadas al Islam. Aquí podemos extendernos en dos aspectos: la reacción buscada y la causa del acto terrorista; ya que ambos se vinculan a su justificación. En cuanto a la reacción buscada puede ilustrarnos el libro de Fanon, “Los condenados de la Tierra”, donde plantea que la reacción a un acto de provocación generará la adhesión de quienes sufran dicha reacción injustamente (así los árabes atacados por grupos de extrema derecha en Francia, como respuesta a los atentados de París, se acerarían a los grupos fundamentalistas). También debe diferenciarse esto con la teoría el foco, ya que no se busca desencadenar un conflicto latente, sino ampliar un conflicto reducido. La causa del acto terrorista puede relacionarse con la anterior, ya que se busca generar una reacción desmedida o amedrentar a quienes pueden, potencialmente, generar una amenaza real o supuesta.
La tercer gran diferencia es la persona (el terrorista). Quien se incorpora a un grupo de este tipo mantiene una supuesta “racionalidad” sostenida por la interpretación de un conflicto y la reivindicación pretendida, eso mismo limita, en la mayoría de los casos, a quienes se incorporan. Pero, como señalamos, a naturaleza religiosa del conflicto solo limita quienes no están convertidos al Islam, y dado que cualquiera puede convertirse, nadie queda excluido. En cualquier otro grupo terrorista, el sacrificio de la propia vida suele ser una límite que la mayoría no cruza. En este conflicto, el terrorista acepta la propia inmolación como parte de su proceso de “conversión”, esto deja fuera de previsión muchas conductas racionales en los actos que estos terroristas cometan.
Se plantea así, un escenario donde pueden multiplicarse los actos terroristas, que pueden ser llevados a cabo por cualquier tipo de persona (algunas decapitaciones las realizaron ingleses de clase media convertidos al funamentalismo islámico), pretendiendo el amedrentamiento de algunos sectores (sobre todo intelectuales, humanistas, o religiosos que son quienes mas riesgo representan para sus posiciones radicales) y buscando reacciones que los justifiquen y generen adhesiones. También deberá tenerse presente que cualquier lugar del mundo podrá ser el escenario de una acto terrorista de este tipo.
El problema de este conflicto, e insisto nuevamente en no llamarlo “guerra”, ya que si así lo hiciera sería una victoria que pretende este fundamentalismo al reconocerse su status de combatiente; está en la dificultad que hallar una solución, ya que está en la propia naturaleza de un orden político y económico mundial que deshumaniza a las personas, profundiza las desigualdades, recurriendo a cualquier método para mantener un “status quo” donde el 20% de la población mundial consume el 50% de los recursos existentes. A ello contribuye la intransigencia de sectores religiosos que justifican reacciones desmedidas basadas en la intolerancia a creencias distintas.
A pesar de todo esto, la única solución posible al conflicto debe darse en un marco de tolerancia religiosa y respeto por los derechos humanos, sino solo justificaremos nuevos y peores conflictos.



jueves, 8 de enero de 2015

La Violencia en la Argentina de hoy



La violencia siempre existió en Argentina, hasta se podría decir que es fundacional. Existen pocos hechos históricos no relacionados con la violencia, la violencia ejercida en la conquista, la violencia del control virreynal y la violencia de las reacciones libertarias, la violencia de las guerras de la independencia, la violencia de las guerras civiles, la violencia en al imposición del orden constitucional y las violencias surgidas por las alteraciones e intentos de alterar el orden constitucional. Se creyó que el terrorismo de estado instaurado en el último golpe militar de 1976 era la peor expresión de la violencia que había ocurrido en el país.
Creo que estas formas de violencia nada tienen que ver con la actual forma de la violencia que existe en nuestra sociedad. Las anteriores formas de violencia eran focalizadas y causales, era la violencia de un grupo, partido o sector social que se enfrentaba con otro, había una sola causa que desataba la violencia y los grupos que ejercían la violencia se identificaban con distintas posiciones. La violencia era explicable, las causas (justas o no) obedecían a conflictos que desembocaban en actos violentos (atentados, guerras, represión, etc.), los protagonistas asumían una posición frente al conflicto y tanto victimas como victimarios se restringían a los bandos en conflicto (salvo ocasionales “daños colaterales”).
La actual forma de la violencia está instalada en distintos sectores sociales y no responden a las anteriores formas de violencia. Entre estas nuevas formas de violencia, la asociada al delito es la que recibe mas atención en los medios y es descrita como “falta de códigos” (incluso por delincuentes tradicionales), donde el comportamiento pasivo de la victima no lo exime de ser golpeado, herido e incluso asesinado; la violencia de género es otra manifestación de la violencia instalada en forma transversal en la sociedad, puesta de manifiesto por la necesidad de crear comisarías de la mujer para enfrentar estas conductas que llegan al delito; la violencia en los espectáculos deportivos que llega a límites impensables en el supuesto colectivo de fanatismo deportivo, contradiciendo el mismo espíritu mafioso que se ha instalado en las “barras bravas” de los clubes de fútbol, donde la violencia se ejerce como forma de ejercer u obtener el control, y no de agresión injustificada; la violencia en grupos adolescentes expresada por peleas frente a locales de diversión, “bulling” en redes sociales, adhesión a grupos que utilizan la violencia como forma de expresión, etc.; la violencia en las relaciones interpersonales expresada en el aumento de delitos entre particulares (agresión, lesiones e incluso homicidio), por causas de disputas menores como problemas de tránsito, disputas vecinales, disputas amorosas, etc.; podríamos señalar otras de menor impacto mediático, pero como muestra sobran estos botones.
Aparte de la dimensión delictiva de la violencia, existen formas de convivencia que se tornaron violentas sin llegar a niveles de repercusión mediática salvo casos muy puntuales. Entre estas formas de relaciones violentas podemos citar las conductas empresariales respecto al empleo, donde se despide a un empleado con una causa supuestamente justa a los efectos que reclame judicialmente para negociar mejor su indemnización, los concursos con candidatos previamente seleccionados que solo justifican una decisión tomada y son apelados, recusados o cuestionados, los exámenes con objeto de seleccionar determinados perfiles de personas (un colegio privado tomando un examen a un chico con vestimenta “dark” o “punk”, es el mejor ejemplo), las colas a que se someten a los afiliados de PAMI para que se les receten los medicamentos que necesitan, los controles abusivos de funcionarios públicos que mas de una vez solo justifican el pedido de coima, la burocracia de organismos de asistencia social que condiciona la ayuda a personas con necesidades urgentes al cumplimiento de trámites casi absurdos, y así se podría seguir con innumerables ejemplos.
Debería esclarecerse el origen de esta espiral de violencia cotidiana que atraviesa la sociedad argentina, ya que una sociedad que ha logrado vivir mas de 30 años en democracia por primera ves en su historia reciente debería haber desarrollado hábitos de convivencia que redujeran la violencia como forma de resolución de sus conflictos.
Una primera aproximación es buscar en la conducta del actor social responsable de establecer mecanismos de regulación social hechos u omisiones que exacerben conductas violentas y que no se establezcan mecanismos de regulación individual y colectivas de conflictos que se encausen en conductas violentas. Para ello debemos analizar el rol de uno de los poderes fundamentales del estado: el poder de policía. Este no es el poder de represión, sino es el instrumento de regulación de los conflictos sociales, es el uso de la autoridad (no el autoritarismo) delegada por la sociedad para su propia defensa. Así, la legítima fuerza (no la violencia) actúa como elemento disuasorio del no acatamiento del orden social establecido. Por supuesto que el uso de la fuerza implica racionalidad y adecuación a las circunstancias, ya que el uso de la fuerza en forma irracional es violencia no justificada, como se da en los casos de “gatillo fácil”. También es necesario que exista un orden social establecido legítimamente, ya que las dictaduras también establecen un orden social claramente ilegítimo. El orden social debe también ser justo, pues el uso de la fuerza como forma de represión de reclamos sociales y laborales desvirtúa a las instituciones policiales que actúan en defensa de intereses sectoriales y no como garantes del orden social. Así surge como principal responsable político: el estado que, por acciones contradictorias u omisiones en la generación de regulaciones sociales, está ausente en la regulación de la conducta de sus ciudadanos.



viernes, 26 de diciembre de 2014

Fallas en la teoría del conflicto


Según Laclau, lo político es la lucha por la hegemonía a través de la conquista de "significantes flotantes" o "vacíos", los cuales, estando sobredeterminados discursiva y libidinalmente, articulan a las diversas demandas sociales y por tanto a los sujetos a determinadas posiciones.
Su pensamiento postmarxista estuvo involucrado en movimientos sociales y estudiantiles de la década del 60 tratando de unir a la clase obrera con nuevos movimientos sociales. Laclau rechaza el determinismo económico marxista y la noción de que la lucha de clases es el antagonismo crucial en la sociedad, en cambio propuso una democracia radical y un pluralismo agonal en el que todos los antagonismos puedan ser expresados, ya que "...una sociedad sin antagonismos es imposible". El poder así expresado se asume mediante la resolución del conflicto, así, ejercer el poder es plantear conflictos que se resumen según el criterio propuesto.
El gobierno ha tomado al pie de la letra esta teoría, así toda acción de gobierno es planteada como la resolución de un conflicto, exista este o no. El conflicto se torna en una metodología de acción, que se internaliza en la resolución de conflictos entre distintas posiciones de miembros del gobierno. El liderazgo gubernamental se asume como arbitro de los conflictos internos, decidiendo que posición permanece y cual es dejada de lado.
Esta forma de asumir el conflicto como algo necesario ignora algo en lo que Laclau no profundizó, la teoría política muchas veces se da de cabezas contra la “real politik” al suponer que ciertos procesos son “asépticos”, en un conflicto que no es resuelto mediante consenso se genera ganadores y perdedores. Los ganadores obtienen mayor poder interno y los perdedores suelen ser excluidos, o dejados de lado. Así, al continuidad de la practica de esta metodología, se generan grupos de excluidos que detentan cierta cuota de poder y que pueden agruparse contra el gobierno.
Si analizamos la actual composición del arco político, la oposición dentro del peronismo esta expresada por dirigentes como: Massa, De la Sota, Duhalde, Albero Fernandez, Das Neves, Felipe Solá y varios intendentes de la provincia de Buenos Aires; todos ellos ligados al gobierno y en algún momento, excluidos. También la transversalidad incluyó dirigentes de otros espacios, que también fuero excluidos, entre ellos: Cobos, Losteau, Prat-Gay y otros que conforman UNEN; el espacio de Libres del Sur, Bonasso, sectores sindicales liuderados por Moyano, medios como el grupo Clarín, sectores empresariales, agrarios y sigue la lista.
Un capítulo aparte es el gobernador Scioli, quien no ha sido excluido sino postergado y menospreciado por el espacio político del gobierno, a pesar de ser el mejor candidato a la sucesión presidencial, dada la intensión de votos con que cuenta. El problema es que nadie duda (fuera o dentro del kirchnerismo) que si Scioli llega al gobierno, reproduciría con los kirchner, lo que ellos hicieron con Duhalde. Así el gobierno recrea la conducta de Horus (el dios que devoraba a sus hijos).
El gobierno en épocas de la presidencia de Néstor Kirchner debilitó a la oposición mediante la propuesta de integrar un frente progresista transversal a los partidos políticos y muchos dirigentes de otros espacios se sumaron al FPV. La mayoría de los conflictos que se plantearon fueron resueltos mediante arbitrio y exclusión, incrementando progresivamente un frente opositor que superó electoralmente al FPV en las elecciones de 2009 y 2013. Es interesante señalar que quienes derrotaron al FPV tuvieron presencia de excluidos, como Sola (2009) y Massa (2013).
En definitiva el gobierno construyó su propia oposición, recreando un viejo dicho de la izquierda setentista “hay quienes fabrican la soga con que serán ahorcados”, algo que Laclau no previó, ya que la metodología de resolución del conflicto sería esencial en al síntesis de su teoría.