miércoles, 18 de marzo de 2009

Cuestiones sobre la seguridad


No puedo dejar de sustraerme al revuelo mediático que se ha generado sobre la seguridad, por lo tanto decidí interrumpir la continuidad de los artículos sobre la desigualdad para decir algo sobre este tema, aunque como veremos no abandonaremos del todo el tema de la desigualdad.

“Nada mas parecido a un fascista, que un burgués asustado”, creo que esta frase resume bastante el ruido mediático iniciado por famosos, divulgado por los medios y asumido por los idiotas de siempre, que se resisten a pensar por cuenta propia y repiten como loros las consignas mediáticas. En primer lugar nadie reflexiona sobre lo que mucha gente entiende por inseguridad, y es sencillamente: el miedo de ser victima de un delito. Pero eso no es “La Inseguridad” hay muchas inseguridades, no solo se puede ser victima de un delito, se puede ser victima también de un accidente de tránsito, de requerir auxilio médico de emergencia, de no tener comida, de no poder acceder a la cura de una enfermedad, de enfermarnos por las condiciones ambientales en que vivimos, ser victima de violencia doméstica, de que nos discriminen, de quedarnos sin trabajo, y muchísimos miedos mas, que en su conjunto definen la inseguridad en toda su dimensión.

En realidad, este movimiento mediático reclama en función del miedo al delito, o mejor dicho al miedo de ser victima de un delito. Susana Gimenez y otros famosos reclamaron cuando las victimas del delito fueron cercanas a ellos, o mejor dicho, al tomar conciencia de que ellos también podían ser victimas de un delito, y tuvieron miedo, y reaccionaron en función de ese miedo. Los que antes reclamaron que el estado no interviniera en la vida de la sociedad, que fuera un estado mínimo, “moderno”, o en realidad ausente, ahora reclaman la presencia de estado. Cuando el estado regulaba, quisieron que el estado no interviniera, que no interfiriera en las actividades privadas de la sociedad, pero ahora cuando esa ausencia generó las condiciones que propiciaron el aumento de la delincuencia, piden que el estado se haga cargo. En resumen, se portan como la gata Flora.

Pero analicemos el problema de la inseguridad, sin detenernos en distracciones mediáticas, que apartarán nuestro análisis de la cuestión principal, ¿Por qué aumenta la delincuencia?, para lo cual debemos en primer lugar, dejar bien en claro que la delincuencia en un síntoma y no la causa. En realidad la inseguridad ha surgido a consecuencia del abandono del rol del estado como garante de las condiciones mínimas de dignidad de vida de los habitantes del país. Dicho en palabras más sencillas, el estado tiene que garantizar educación, salud, oportunidades de trabajo, un ambiente no contaminado, prevenir la delincuencia, asistir en catástrofes, la administración de justicia, en accidentes, etc. Cuando el estado está ausente no hay garantía para los habitantes del país de estos derechos y surge allí la inseguridad.

Establecido, que es la inseguridad, la principal causa de ella es la ausencia del estado como garante de los derechos de las personas. Algunos derechos, al suprimirse, generan distintos problemas, la delincuencia se genera cuando hay una decisión personal de infringir la ley, es delito el robo, pero también lo es la estafa, la usura, el abuso, la discriminación, pero los medios reclamen por los delitos, como si solo existiera el robo, el robo a mano armada, el robo con violencia, el secuestro, los robos seguidos de asesinatos y otras formas violentas de delitos contra la propiedad. Si un banco se queda con los ahorros de sus clientes, no se produce el mismo revuelo. Cuando se estafan jubilados, quedando se con sus magros ingresos nadie reclama la pena de muerte. Cuando se muere un chico por hambre, por falta de medicamentos, por condiciones de ambientales, por violencia familiar, nadie sale en los medios a organizar marchas pidiendo seguridad. Todo es seguridad, solo que los que más tienen, mas miedo tienen de perderlo y mas protestan para reclamar por su derecho.

El otro ingrediente de la delincuencia, es la violencia, que no se origina por la droga, la droga nuevamente es un síntoma y no una causa, un drogadicto rico no roba y drogadicto pobre debe recurrir al delito para proveerse de droga. La violencia esta demostrado que proviene de las extremas diferencias sociales, ya que la victima tiene y vive con las condiciones a las que el delincuente nunca tendrá acceso, a mayores diferencias sociales mayor violencia en los hechos delictivos. La droga y la violencia se generan por falta de asistencia social en hogares marginados, en familias disfuncionales, en falta de contención para jóvenes en riesgo social. En síntesis por la ausencia del estado, que no provee medios a la policía, a los trabajadores sociales, a las instituciones de bien público, a los organismos judiciales, a las instituciones de encausados, a la minoridad pública, es la verdadera causa y no la no imputabilidad de los jóvenes, la droga, las distintas corrupciones policiales, carcelarias o judiciales o la pobreza. La ausencia del estado generó EXCLUSIÖN, que es otra causa, de menor importancia, en los niveles de violencia y de adicciones.

Establecida la causa principal del delito como la ausencia del estado, esta misma causa afecta la producción de accidentes automovilísticos por falta de infraestructura vial, la deficiente atención de accidentes, la pobre cobertura de catástrofes, la falta de control sobre el medio ambiente, la mala educación, la falta de cobertura de la salud pública, y otras tantas inseguridades por las que nadie reclama. Los que se quejan viven en barrios donde no llega la contaminación, tienen sistemas de emergencias médicas privados, salud privada, educación privada, pero al convivir con el resto de la sociedad piden que el estado los proteja, cuando en realidad el estado ha dejado de proteger a toda la sociedad, y sus administradores de turno solo se dedican a aumentar sus ingresos o su cuota de poder sin hacer caso a las necesidades de la población, entre quienes están aquellos que se creían, que cuando pedían un estado que no interfiriera en sus negocios, estaban firmando su propia condena a la inseguridad.

1 comentario:

Horacio Aldo Cingolani dijo...

Clarísimo Alejandro. Coincido totalmente que el primer objetivo de la política en estos momentos es asegurar un trabajo para todo el que quiera trabajar.
Pero creo que hay una causa muy importante de la delincuencia que parece ausente y se trata de la irresponsabilidad de los padres que tienen hijos de los que luego no crían como es debido. No existe reemplazo para el cuidado de un bebé que sus padres, y de eso DEBEN SER RESPONSABLES. Eso se puede mejorar mucho 1) si se pone el 10% del tiempo de educación de los jóvenes en enseñar todo lo relativo a esa obligación y como hacerlo, y 2)haciendo cumplir por el medio que sea la OBLIGATORIEDAD de la esnseñanza. No hay droga ni borrachera que exima.
Horacio de Argentideas.